Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

21/03/2019

CORRUPCIÓN SILENCIOSA

la faz oculta de la corrupción

CORRUPCIÓN SILENCIOSA: la faz oculta de la corrupción 

El concepto fue desarrollado por el Banco Mundial, mediante de una investigación realizada en África Subsahariana.

El reporte “Silent and Lethal: How quiet corruption undermines Africa’s Development” publicado en 2010, fue coordinado por el economista Senior del Banco Mundial y actual Vice-presidente CAF, profesor Jorge Arbache.

A pesar de haber sido realizada en África Subsahariana, la invertigación representa un retrato de la sociedad en nivel mundial como nos revela el índice de Percepción de la Corrupción – Corruption Perceptions Index – de la Transparencia Internacional, divulgado anualmente por la organización.

La corrupción silenciosa está relacionada al hecho de los gastos del gobierno no incurrir necesariamente en mejoría social debido a la ausencia o retraso de los funcionarios en la prestación del servicio público o por el abuso del poder en beneficio proprio sin que inevitablemente incluya el recibo de recursos de terceros. 

Se remite al patrón habitual de ausencias en los procesos de trabajo, deber o obligación, sea por falta o retraso, debido a algún motivo agente – el Absentismo, que representan periodos de ausencias de un empleado en su ambiente de trabajo, o por la no dedicación comprometida con las responsabilidades que caben al agente público.

La corrupción ruidosa es identificada como desviaciones de conducta que implican empresarios, políticos o funcionarios públicos. O sea, es el acto o efecto de corromper alguien con fines de obtener recursos, ventajas, beneficios o poder en cambio de contrapartidas y por medios considerados ilegales o ilícitos.

El combate a la corrupción es a menudo debatido en la iniciativa privada y en el sector público y se pasa por medio de programas anticorrupción y otros mecanismos. Así, cada vez más son empleados esfuerzos para combatir ese tipo de acción.

¿Pero, y la Corrupción Silenciosa?

El economista Jorge Arbache dice que la corrupción silenciosa representa una práctica más común de lo que se puede pensar y que provoca daños catastróficos a la sociedade, siendo percebidos solamente en largo plazo.

Trata de un verdadero mal que azota la humanidad y que afecta en general muchos países, incluyendo Brasil. El peligro, sin embargo, vive en actos de corrupción percibidos por todos como actos puramente “normales” que pueden convertirse en “mortales”.

La práctica de la corrupción silenciosa tiene efectos graves, pues puede: i) aumentar la pobreza; ii) acabar con los esfuerzos de desarrollo; iii) afectar el crecimiento económico del país; iv) crear obstáculos a la economía; y v) afectar principalmente las clases menos favorecidas, que necesitan cosas básicas, como salud.

No obstante, la cuestión merece ganar una mayor relevancia en los debates sobre el combate a la corrupción y al soborno. La real preocupación es que la corrupción “ruidosa” es fácilmente detectada, ya que la “silenciosa” no incluye, necesariamente, la acción monetaria, o sea, revela que existe mucho más que la punta del iceberg.


El informe del Banco Mundial identificó otros tipos de desvíos de conducta que pueden ser considerados, en largo plazo, tan perjudiciales o más que la corrupción ruidosa.

El estúdio muestra que hay por lo menos seis características de la corrupción silenciosa:


a) de forma distinta de la corrupción convencional, la silenciosa afecta de manera directa y potencial muchas personas, como, por ejemplo, la relación de pacientes y proveedores de salud, profesores y alumnos, inspectores de construcciones, entre otros;

b) la corrupción silenciosa, alimenta la idea que proveedores de servicios malos son comunes, lo que crece la incredulidad en relación a las instituciones públicas;

c) afecta sobre todo los menos favorecidos, que necesitan más de los servicios públicos;

d) esta situación tuvo un efecto grave en largo plazo, tanto en nivel individual como colectivo;

e) es realmente un fenómeno universal, a pesar de ser más común en países que aún se encuentran en desarrollo;

f) establece privilegios para determinados grupos de empleados públicos, generando incredulidad en el papel del gobierno como objeto bien común.

Sin embargo, hay una buena noticia: la corrupción puede y debe ser confrontada.

¿Y cómo combatir ese tipo de corrupción?

Exigiendo mayor grado de transparencia y claridad en los gastos con obras e inversiones públicas; fomentando acciones para que la sociedad participe de campañas de concientización para la reducción del absentismo, son algunos ejemplos sencillos.

Países desarrollados y con menor índice de corrupción según el índice antes citado de Transparencia Internacional, son provas de que es posible, en conjunto, difundir una nueva cultura ética y asumiendo el compromiso con la correcta prestación de servicio publico y con el uso del dinero público.

ARBACHE avisa que nos es fácil combatir la corrupción silenciosa, pues es el tema crítico en nuestra sociedad.

Sin embargo, es imprescindible que se promuevan acciones públicas más contundentes y que alinéense objetivos de reforma y mejorías en las fiscalizaciones de trabajo adentro del sector público y en el abuso de poder para obtenerse privilegios y beneficios.

Cuando se entiende el real significado de la corrupción silenciosa, es posible percibir el grado de compromiso y maturidad del país cuando se trata al combate a la corrupción, mostrando la necesidad de adoptar estrategias centradas en resultados de factos, como la utilización de medidas que puedan traducir en números el nivel de actuación de los esfuerzos. 

Una posibilidad para combatir ese tipo o de corrupción es el trabajo serio y comprometido de los profesionales de gobierno corporativo y compliancehaciendo notar constantemente la necesidad de tratar el tema.

Otras formas de combatir la corrupción silenciosa es aumentar las inversiones en educación, reforzar o crear estructura de gobierno corporativo en los departamentos del gobierno, dar transparencia (accountability) a los gastos públicos, estimular el instituto whistleblower, impulsar debates sobre la práctica de Corrupción Silenciosa y campañas de sensibilización social.

Normalmente, em la vida diária de nuestras atividades com especialistas em gobierno corporativo y compliancehablamos de la corrupción ruidosa o escandalosa. Aunque, muchas veces dejamos de tratar el concepto de Corrupción Silenciosa que nos trae la idea que prácticas condenables de los proveedores del servicio son inevitables, alimentando desconfianza generada en relación a las instituciones públicas.

El trabajo de los profesionales de gobierno corporativo y compliance supone en la sensibilización de alta dirección, de los miembros del gobierno y en la relación de la comunidad para que en la vida cotidiana manejemos este tema, reconociendo esas prácticas, haciendo uso de una lente de gran alcance y, así, promoviendo un gran cambio cultural en nuestra sociedad.

Como podemos percibir los efectos nocivos de la corrupción silenciosa, solo serán vistos en los próximos años. Por eso, se hace importante volver a nuestro trabajo también para combatir ese tipo de corrupción.

¿Entonces, vamos a solucionar ese problema?

 Tags: corrupción, corrupción silenciosa, responsabilidad social de las empresas, función social de la empresa, gobierno corporativo, servicio público, cultura ética organizacional, propósito, efectividad en el servicio público, compromiso, concientización, sensibilización, transparencia, gastos públicos, monitoreo continuo.

REFERENCIAS
http://siteresources.worldbank.org/AFRICAEXT/Resources/english_essay_adi2010.pdf

https://economia.estadao.com.br/noticias/governanca,corrupcao-silenciosa-afeta-o-desempenho-de-paises-e-empresas,10000051664

https://www.valor.com.br/brasil/4776759/corrupcao-silenciosa-trava-avanco-do-pais-e-o-ambiente-de-negocios

https://www.transparency.org/news/feature/corruption_perceptions_index_2017

Luana Lourenço es Especialista en Compliance Avanzado por la FGV, tiene certificación internacional en Compliance Avanzado y en Anticorrupción y Antisubsidad por la CISI, Postgrado en Derecho Empresarial por FGV, Maestría en Compliance por la IMF Business School y Mediadora de Conflictos. Directora de Ocean Compliance - dirigiendo empresas con el propósito de promover la ética y combatir la corrupción. Se desempeña como consultora en Compliance, Gobierno Corporativo, Ética Corporativa, Liderazgo Sostenible, Responsabilidad Social de la Empresa, Gestión de Crisis, Gestión Estratégica de Conflictos y Desarrollo de Liderazgo.

Póngase en contacto con:luana@oceancompliance.com.br

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas