Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

Gobierno corporativo en PYMES

En los últimos años en el Perú hemos escuchado en forma constante términos como Gobierno Corporativo, PYMES, pero poco sabemos acerca del papel que cumple este en el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas.

Empecemos por repasar la definición de Gobierno Corporativo, el cual se refiere al conjunto de principios, procedimientos y políticas que regulan el modelo, la forma como se integran y cómo funcionan los órganos de gobierno de la empresa, los cuales se pueden conocer como los Accionistas, Directorio y la Alta Administración.

De la definición podríamos hacernos la siguiente pregunta: ¿Pero para que instaurar todo esto?, en que me ayuda?, pues básicamente en que todo este conjunto de actividades aplicadas a través de diversas herramientas, les sirven a las empresas a poder alcanzar los objetivos propuestos, de una forma constante, clara y transparente, pero sobre todo duradera en el tiempo.

Para nuestro país el desarrollo de las PYMES es muy importante, ya según la estadística MIPYME de La Oficina General de Evaluación de Impacto y Estudios Económicos (OGEIEE) de PRODUCE, existen alrededor de 1.7 millones de MYPES formales operando en el Perú lo cual representa el 99.5% de las empresas formales en la economía peruana, de los cuales el 95,2% son microempresas, 4,1% pequeñas y 0,2% medianas, es decir el sector económico debería crecer a través del fortalecimiento y desarrollo de las MIPYMES.

El gran reto de estas empresas radica en el hecho de sobrevivir, se estima que al año cierran un alto numero de estas empresas, si vamos a cifras prepandemia podemos decir que entre octubre y diciembre del 2018 cerraron 45, 052 PYMES, lo cual representó 29.8% mas de las que cerraron en el 2017, pero el dato más relevante tal vez es que de este gran número de empresas el 80% son consideradas empresas familiares, de estas solo el 30% logran pasar la primera generación y el 15% la segunda generación.

El principal motivo de que estas empresas cierren y/o no lleguen a las segundas generaciones radica en el hecho de que no tienen preparado un plan de trabajo que asegure y/o proteja principalmente a los socios minoritarios, y la inversión en la empresa, podríamos poner varios ejemplos que se dan en la actualidad uno de los más frecuentes es pasar los gastos personales a nombre de la empresa, una practica que se ve desde los ejecutivos hasta los miembros del directorio y los socios, esto por ejemplo perjudica a la pequeña empresa en el contexto que las utilidades van a ser menores, por lo tanto el valor de la empresa será menor y esto perjudicará a los accionistas, principalmente a los minoritarios.

En el caso de las empresas familiares no existe un plan de sucesión hacia las segundas generaciones, las decisiones se tomas desde el punto de vista familiar lo cual afecta en el desempeño de la empresa y finalmente en el resultado de esta.

 Es por ello por lo que el poder contar con herramientas que vuelvan a los ejecutivos más profesionales a través de las herramientas del buen gobierno corporativo generarán una mayor confiabilidad en los componentes fundamentales del desarrollo del crecimiento económico, y permitirá tener estados financieros trasparentes dándole un mayor valor a la empresa además de un mejor manejo de los riesgos que pueda afrontar en el futuro.

En el caso de las empresas familiares, una buena práctica es la creación de un protocolo familiar que defina claramente las reglas del juego, fomentando el desarrollo de las habilidades personales de los miembros de la familia en un marco de respeto de la individualidad y el buen gobierno de la empresa.

Podemos definir al protocolo familiar como un instrumento desarrollado para ayudar a ampliar las posibilidades, de vida de estas las cuales en un principio están limitadas, por una deficiente relación entre la propiedad y la gestión del negocio

En conclusión, un PYME debe de implementar políticas de buen gobierno corporativo que permita el desarrollo de una imagen de trasparencia e integridad, con generación de valor.

Si bien es cierto existen herramientas establecidas de aplicación para el desarrollo del buen gobierno corporativo, estas deben ser establecidas de acuerdo con la realidad y necesidad de cada empresa.

El desarrollo de un buen gobierno corporativo va a permitir a las PYMES poder regularizar sus prácticas profesionales con el fin de poder competir de manera ordenada y transparente en un entorno de mercado cada vez más competitivo 

 

Autor: Comité de Compliance sector PYMES de la World Compliance Association Capítulo Perú

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas